Los Primeros Pasos

 

Enrique comenzó por destituir al cardenal Wolsey, el legado pa­pal en Inglaterra, que había sido responsable de las negociaciones con el Papa sobre la anulación del matrimonio real. Su fracaso en conseguir lo que enrique deseaba le costó el cargo. Esto demostró claramente que Enrique, y no el Papa, era el amo y señor de Inglaterra. A petición del Rey el Parlamento de 1529 comenzó la reforma de la administración eclesiástica., Una antigua Ley, la Ley de Premunire de 1393, que había impuesto ligeras modificaciones y limitaciones a la interfe­rencia papal en Inglaterra, fue ampliada en su aplicación. Esto se aplicó a veces de una manera absurda. Por ejemplo, el cardenal Wolsey fue acusado de haber actuado en Inglaterra como legado pontificio. En 1531 todo el clero inglés fue acusado de haber aplicado el derecho canónico romano en sus tribunales, y la Asamblea de la Iglesia (o Claustro Eclesiástico) tuvo que pagar una multa de 100.000 libras al Estado.

 

Enrique se sintió estimulado por los resultados de sus primeros intentos de liberar a Inglaterra del Papado. Había encontrado poca re­sistencia por parte de la Iglesia, que se había sometido fácilmente a sus demandas. También parece que el clima general de la opinión públi­ca estaba de su parte.

 

Habiendo comenzado bien, Enrique procedió a llevar hasta el fin su trabajo. En 1532 consiguió que el Claustro Eclesiástico se aviniera a someter todos los nuevos cánones a su aprobación. Abolió el pago a Roma de ciertos impuestos. En 1533 abolió las apelaciones a Roma por parte de los ingleses. En 1534 todos los derechos legales del Papa en Inglaterra fueron transferidos a la Corona, y en el mismo año, el Acta de Supremacía declaro que el Rey era la cabeza suprema de la Iglesia en Inglaterra.

 

Por consiguiente, en el año 1534 la Iglesia en Inglaterra pasó a ser la iglesia de Inglaterra, con el Rey inglés como cabeza suprema en vez del Papa.