Canon Dos

 

CANON 2. DE LA AUTORIDAD Y GOBIERNO DE LA ORDEN

 

 

 

2.01.     La autoridad suprema de la Orden reside en el Capítulo General, el cual está

 

               constituido por el Ministro General y el Definitorio General.

 

2.02.     Es incumbencia del Capítulo General investigar acerca del estado actual de la vida y actividad de los hermanos de la Orden, buscar y proponer los medios oportunos para su incremento y su enmienda, deliberar sobre nuevas iniciativas y asuntos de mayor importancia y decidir de común acuerdo, así como de efectuar las elecciones.

 

2.03.     Corresponde al Capítulo General elaborar las Constituciones Generales de la Orden, las cuales necesitan, sin embargo, la aprobación del Ministro General como autoridad Ordinaria. Si se trata de otros Estatutos particulares de la Orden, el Capítulo General los elabora con autoridad propia, emitiendo copia al Ministro General.

 

2.04.     El Capítulo General se rige por estas Constituciones y las Ordenaciones propias de la Orden y de la Tradición Anglicana.

 

2.05.     Lo relativo a la composición, convocatoria y celebración del Capítulo General, así como lo pertinente a las elecciones que hayan de hacerse en el Capítulo, salvo lo establecido en estas Constituciones, corresponden al Ministro General y a su Definitorio.

 

2.06.    Dentro del trimestre que sigue al Capítulo - a no ser que en las Constituciones se

 

prevenga otra cosa - y en el tiempo que determine el presidente del Capítulo con el Definitorio de la Orden, se celebra el Congreso capitular para la colación de los oficios              vacantes.

 

2.07.     Para tratar los asuntos de mayor importancia, puede constituirse en la Orden el

 

Consejo plenario, que se rige por las normas de sus propios Estatutos, los cuales son elaborados por el Definitorio General, cuando éste se requiera.

 

2.08.    El Definitorio General está conformado por el Vicario General y tres hermanos

 

profesos. Todos los hermanos profesos tendrán derecho a voz y voto en el Capítulo.

 

2.09.    El Capítulo General se reunirá de manera ordinaria dos veces durante el año: en la

 

Solemnidad de Pentecostés y en la Solemnidad de San Francisco de Asís, y será convocado por el Ministro General.

 

2.10.     Sólo el Capítulo General tendrá poder para modificar la Regla y las Constituciones de la SOCIEDAD DE SAN FRANCISCO - ORDEN DE FRAILES MENORES ANGLICANOS. Las modificaciones requerirán la aprobación de las tres cuartas partes de los miembros del Capítulo General.

 

2.11.      Los Superiores mayores en la Orden son: el Ministro General y su respectivo Vicario, los Ministros Provinciales y sus Vicarios.

 

2.12.      El Superior inmediato del Vicario General es el Ministro General.

 

2.13.      El Superior inmediato del Ministro Provincial es el Ministro General.

 

2.14.      El Superior Inmediato del Vicario Provincial es el Ministro Provincial.

 

2.15.      El Ministro General goza de autoridad ordinaria sobre todos y cada uno de los

 

hermanos, como también sobre las Provincias y Casas, y la ejerce él solo o con su

 

Definitorio, a tenor de los presentes cánones.

 

2.16.     El Ministro provincial rige la Provincia con autoridad ordinaria él solo o con su

 

Definitorio, a tenor del derecho común y del propio.

 

2.17.      El Guardián rige la Casa con autoridad ordinaria él solo o con el Capítulo local, y,

 

respectivamente, en los casos determinados por el derecho, con el Discretorio, si lo hay, a tenor de las Constituciones.

 

2.18.     La SOCIEDAD DE SAN FRANCISCO - ORDEN DE FRAILES MENORES ANGLICANOS tendrá un solo Obispo Protector, con sucesión apostólica, que será elegido por el Capítulo General de entre los religiosos clérigos de la Orden, y quien cuidará de la vida sacramental en las provincias, las misiones y las casas en donde se halle la Orden, hasta cuando su edad y/o condición física lo permitan, o hasta cuando él mismo decida pedir su licenciamiento. Será el responsable de la Ordenación de los nuevos clérigos, los cuales le serán presentados por el Ministro General, igualmente ejercerá la función de Presidir el Capítulo General con derecho a voz, cuando éste sea convocado ordinaria o extraordinariamente para la elección del nuevo Ministro General.

 

2.19.     La Representación Legal de la Orden la tendrá quien esté acreditado como Ministro General, y en desarrollo de dicha representación legal podrá celebrar toda clase de contratos y convenios, contraer obligaciones, ejercitar todos los actos civiles autorizados por la Ley, y en general obligar a la Orden hasta por una cuantía de 1000 salarios mínimos legales vigentes. Lo que exceda de esta cuantía deberá ser aprobado por el Definitorio General.

 

2.20.     La SOCIEDAD DE SAN FRANCISCO - ORDEN DE FRAILES MENORES ANGLICANOS, es una persona moral (Institución) de carácter y naturaleza permanente, estable y perpetua. Las condiciones jurídicas de la vida de la Orden dependen de la potestad del Ministro General, además de las disposiciones emanadas del Estado para regular los efectos civiles de las mismas.

 

2.21.      DEL MINISTRO GENERAL: Para Ministro General debe elegirse un hermano solemnemente profeso adscrito a la Orden, con no menos de cinco años de profesión solemne.

 

2.22.     El Ministro General es elegido para un período de cuatro años.

 

2.23.     En lo que atañe a la reelección y vacación en el oficio, guárdese lo prescrito en estas Constituciones.

 

2.24.     Para la reelección del Ministro General ha de hacerse a través de consulta escrita y en voto público cuando el caso lo amerite. Salvo el caso del primer Ministro General, éste servirá en su oficio hasta tanto haya tres generaciones de hermanos de votos solemnes, con no menos de cinco hermanos cada generación.

 

2.25.     Visite con frecuencia el Ministro General a sus hermanos, amonéstelos y confórtelos espiritualmente, y corríjalos con humildad y caridad; mas en el tiempo establecido por Las Constituciones Generales está obligado a efectuar la Visita canónica a todas las Casas y hermanos.

 

2.26.     La visita canónica, tanto para toda la Orden como para cada provincia o casa ha de hacerse dos veces durante el período canónico del Ministro General, una durante los dos primeros años y otra durante el último año de gobierno del Ministro General.

 

2.27.     EL DEFINITORIO GENERAL: El Definitorio General, en cuanto entidad colegial, a tenor del derecho, está conformado por el Ministro General, el Vicario General y los Definidores Generales; mas, como consejo del Ministro General, lo integran los arriba dichos, excepto el Ministro General.

 

2.28.     El Secretario General actúa de notario en todas las sesiones del Definitorio General y será elegido de entre los Definidores por el mismo Capítulo General.

 

2.29.     La elección de los Definidores Generales se realizará por votación escrita de todos los hermanos de la Orden, a partir del segundo año de profesión temporal, y serán

 

electos quienes obtengan los tres mayores puntajes, y en este mismo orden se

 

asignarán los oficios de: Primer Definidor, Segundo Definidor y Tercer Definidor.

 

2.30.     El número de los Definidores Generales será de tres y su período de gobierno de dos años.

 

2.31.      El Definitorio General, en cuanto entidad colegial, debe proceder según la norma del derecho, pero como consejo del Ministro General, su cometido es prestarle ayuda y, a tenor del derecho común y del propio, consejo o consentimiento.

 

2.32.     El Definitorio General es el Tribunal colegial de primera instancia en las causas

 

contenciosas y criminales de la Orden.

 

2.33.     La interpretación auténtica de las Constituciones le corresponde al Capítulo General. La interpretación dada fuera del Capítulo no tiene validez.

 

2.34.     Las decisiones y decretos dados por el Definitorio requieren de la aprobación del

 

Ministro General.

 

2.35.     EL VICARIO GENERAL: El Vicario General ayuda al Ministro General en su cargo, hace las veces de Ministro General con potestad ordinaria vicarial cuando éste se halla ausente o impedido; y, cuando el oficio de Ministro General está vacante fuera del Capítulo, lo sustituye hasta la elección de nuevo Ministro General.

 

2.36.     El Vicario General es elegido por el mismo Capítulo General y para el mismo período de tiempo para el que es elegido el Definitorio General, de suerte que el oficio de Vicario quede siempre vacante cuando en el Capítulo se haya de elegir Ministro General.

 

2.37.     El Secretario y otros oficios: En la Orden habrá un Secretario elegido por el Capítulo General a tenor de estas Constituciones.

 

2.38.     El Secretario General desempeña, además, el cargo de notario de la Orden.

 

2.39.     Habrá también en la Orden otros oficios o cargos, y constitúyanse comisiones, cuya labor se juzgue necesaria u oportuna en diversos sectores de la vida y actividad.

 

2.40.     Los oficios o cargos y las comisiones de que se habla en el párrafo anterior se rigen por los Estatutos que para ello se creen, los cuales han de ser aprobados por el Ministro General con su Definitorio.

 

2.41.      DE LA PROVINCIA: La Provincia, es una entidad fundamental para la vida y actuación de la Orden, está formada por hermanos que, adscritos y congregados en Casas, son gobernados por el Ministro Provincial con su Definitorio, a tenor del derecho común y del propio.

 

2.42.     Para la erección, división, unión y supresión de Provincias, la autoridad competente es el Ministro General con el consejo de los hermanos de la Orden delegados para tal fin.

 

2.43.     Puede erigirse una nueva Provincia de la Orden cuando, a juicio del Ministro General y su Definitorio, concurran todos los elementos necesarios para llevar una vida autónoma, según las normas de las Constituciones.

 

2.44.     DEL MINISTRO PROVINCIAL: El Ministro provincial rige la Provincia con autoridad

 

ordinaria él solo o con su Definitorio, a tenor del derecho común y del propio.

 

2.45.     Cuando, en virtud del derecho común o del propio, se requiere el consentimiento del Consejo, el Ministro Provincial, obra inválidamente contra el voto del Definitorio provincial, respectivamente dígase lo mismo del Guardián que procede contra el voto del Capítulo local o del Discretorio.

 

2.46.     Pero si, para que actúen válidamente, sólo se requiere el consejo, los Ministros y los Guardianes deben recabar el parecer de su Definitorio, Capítulo o Discretorio local, aunque no están obligados a seguirlo si les pareciere que el asunto debe decidirse de otra manera. Si el caso es urgente, pueden pedir el consejo incluso a cada uno individualmente y por correspondencia epistolar o por otros medios de comunicación social.

 

2.47.     Aun cuando el derecho no exija el requisito de pedir consentimiento o consejo, los Ministros y los Guardianes, en asuntos concernientes a la fraternidad, escuchen de buen grado a los hermanos y, aunque en estos casos la decisión les competa a ellos, no sean fáciles en desoír el parecer concorde de los hermanos.

 

2.48.     Los oficios de régimen en la Provincia son: el de Ministro Provincial, el de Vicario

 

provincial y el de Definidores provinciales, el de Guardián, el de Vicario Conventual y el de Discretos de las Casas.

 

2.49.     Los demás oficios no son de régimen, sino oficios en sentido lato o cargos.

 

2.50.     Todos los oficios se confieren a tenor del derecho común y del propio.

 

2.51.      El Ministro provincial y los demás oficiales provinciales no pueden ser al mismo tiempo oficiales de la Curia General.

 

2.52.     No puede aceptarse ningún oficio o cargo alguno a desempeñar fuera de la Orden sin consultar a la fraternidad y sin licencia del respectivo Ministro o Guardián.